En la segunda entrega de nuestra serie dedicada a los grandes ukelelistas de la historia os hablaremos del gran Roy Smeck, no en vano conocido en la época como The Wizard of the Strings (el mago de las cuerdas) ya que dominaba, además del ukelele, la guitarra, el banjo y la guitarra lap-steel.

Coetáneo de George Formby pero nacido al otro lado del Atlántico, en Reading (Pennsilvania), aunque su nombre hoy ya no le suene a casi nadie, fue uno de los músicos americanos más populares del siglo XX y a lo largo de su longeva carrera llegó a deleitar a seis generaciones distintas gracias a su habilidad con las cuerdas y a las imposibles acrobacias con las que adornaba sus interpretaciones.

De pequeño, se obsesionó con aprender a tocar el mayor número posible de instrumentos musicales hasta que centró sus esfuerzos en la guitarra y el banjo. Poco después, coincidiendo con la entrada de EEUU en la Primera Guerra Mundial, comenzó a actuar en espectáculos locales de vodevil interpretando canciones populares con el banjo y una armónica. En los años siguientes, fue perfeccionando su espectáculo y empezó a añadir a su interpretación los trucos que le hicieron famoso: aprendió, por ejemplo, a darle la vuelta a la armónica con la lengua y después fingir que se la tragaba para luego volver a colocársela en los labios y seguir tocando. Al popularizarse la música hawaiana en EEUU en los años 20, incorporó el ukelele a su show y comenzó a grabar sus primeros discos. A finales de dicha década, la marca Harmony lanzó una línea de instrumentos (guitarra, banjo steel, guitar…) firmados por Smeck. Entre ellos, un ukelele en forma de pera conocido como el Vita-Uke del cual, muchos años después, la marca Ohana lanzó esta estupenda réplica.

Fue pionero en muchos aspectos. En primer lugar, inventó una gran número de técnicas y formas de tocar instrumentos de cuerda que nadie había usado hasta entonces. Una de ellas es el tapping, así que lo sentimos por los fans de Eddie Van Halen, pero fue cosa del señor Smeck 😉 (minuto 1:26):

 

Por otro lado, podía presumir de haber aparecido en la primera película sonora de la historia. Grabada gracias al vitáfono (un sistema que permitía sincronizar las imágenes con una banda sonora grabada por separado), el filme Don Juan (1926) incluía unas escenas cómicas en una de las cuales (In His Pastimes) aparecía Smeck (ukelele a partir del minuto 2:45):

 

Y por si esto fuera poco, se adelantó casi un siglo a los youtubers cuando apareció en una escena de la película That Goes Double (1933) tocando simultáneamente la guitarra, el banjo, la guitarra lap-steel y el ukelele con la pantalla dividida en cuatro partes (minuto 1:24):

 

Pero la cosa no termina ahí. Además de exhibir su talento por medio mundo y no dejar de actuar prácticamente hasta su muerte en 1994, publicó un sinfín de libros y métodos de todos los instrumentos que dominaba y compartió sus conocimientos durante varias décadas con los cientos de alumnos que pasaron por su casa para asistir a sus clases particulares. Por eso, consideramos que Roy Smeck debe estar en nuestra lista de Ukelelistas famosos.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!