No todo en la vida van a ser ukeleles y hoy vamos a hablar de otros instrumentos pequeños similares a éste en cuanto a forma, sonido y modo de ejecución (cuerda pulsada). Obviaremos la guitarra y el bajo, instrumentos ya de sobra conocidos y sobre los que ya existe infinidad de información.

Instrumentos pequeños de cuerda

 

Mandolina

Procedente de la Italia del siglo XVI, se conviertió en un instrumento muy popular en la música folk irlandesa y en el country y bluegrass americano. Posee cuatro órdenes (cuerdas agrupadas que se tocan como una sola) de dos cuerdas, es decir, cuenta con ocho cuerdas en total pero es como si fueran cuatro. La afinación de grave a agudo es: SOL-RE-LA-MI.

Según la construcción hay dos tipos: la mandolina tipo A, cuya caja de resonancia tiene forma de gota de agua y la mandolina tipo F, cuyo cuerpo tiene una forma más asimétrica, con un cutaway en la parte inferior y un remate en forma de rizo en la parte superior.

Mandolina

mandolina

                 Mandolina Tipo F

En cuanto la presencia de la mandolina en la música pop, podemos disfrutar de su sonido en temas como The Battle of Evermore de Led Zeppelin, Maggie May de Rod Stewart (canción que seguro que todos recordaréis por la versión de M Clan) o en la archiconocida Losing my Religion, de R.E.M. que podéis escuchar en versión acústica en el siguiente video:

Banjo

Procedente de África y popularizado en el siglo XIX en Estados Unidos, su sonido es característico de estilos como el bluegrass, el dixieland, el country, el jazz, el charleston o el foxtrot. Por su construcción, es sustancialmente distinto a otros instrumentos de cuerda, ya que la caja de resonancia está formada por un aro de madera de unos 35 cm de diámetro cubierto por un parche de piel o de plástico que se sujeta con unos tornillos metálicos.

En cuanto al número de cuerdas y la afinación existen infinidad de variedades que darían para otro artículo pero nos vamos a centrar en el banjo moderno, que puede ser de cuatro o de cinco cuerdas. De cuatro cuerdas hay dos tipos: el tenor y el plectrum. El primero tiene 18 trastes y se afina como la mandolina (SOL-RE-LA-MI) y el segundo suele tener 22 trastes y se emplea la afinación conocida como la “Chicago tuning”, que es idéntica a la de las cuatro primeras cuerdas de la guitarra: RE-SOL-SI-MI. Por otro lado, los banjos de cinco cuerdas cuentan con una cuerda extra llamada drone, que solamente llega hasta la mitad del diapasón y que se suele pulsar rítmicamente con el pulgar de la mano derecha al aire (es decir, sin pisarla con la mano izquierda). Su afinación más habitual es en SOL abierto, es decir: RE-SOL-SI-RE más la cuerda drone afinada en sol agudo

banjo-4-cuerdas-richwood

        Banjo-4-cuerdas-richwood

banjo-5-cuerdas

            Banjo-5-cuerdas

Respecto a su presencia en la música pop, canciones tan emblemáticas como Old Man de Neil Young no serían lo mismo sin el característico sonido del banjo:

 

Laúd español y bandurria

Hemos agrupado estos dos instrumentos porque pertenecen a la misma familia y porque tanto su afinación como su ejecución son prácticamente idénticas.

El laúd es un instrumento de origen español que fue creado en torno a 1880 (no confundir con el laúd renacentista o el laúd barroco, instrumentos mucho más antiguos y completamente distintos aunque se pueden considerar precedentes del laúd moderno).

La bandurria, por su parte, está considerada como la evolución directa de la pandura romana y data sus orígenes en torno al año 400. Ambos cuentan con seis órdenes (es decir, doce cuerdas dobles) y su afinación, de grave a agudo, es la siguiente: SOL#-DO#-FA#-SI-MI-LA en el caso del laúd y lo mismo pero una octava por encima para la bandurria.

laud

 Laud español

bandurria-alhambra

                      Bandurria-alhambra

Estos instrumentos de pequeño tamaño son habituales en agrupaciones de música tradicional como las tunas, las rondallas o los grupos de pulso y púa.

Guitarró valenciano

Otro de los instrumentos pequeños imprescindible de nuestro folkore más cercano y, de entre todos los instrumentos pequeños que hemos recopilado, el que más se parece al ukelele. El guitarró es un instrumento cuyos orígenes se remontan al barroco y que goza de gran arraigo en la tradición musical mediterránea.  Con él se acompañaban habitualmente los bailes populares.

Existen dos tipos de guitarró valenciano, mascle y femella. Ambos constan de cinco cuerdas aunque la afinación es completamente distinta. El primero se afina, de la prima al bordón, en FA-DO-LAb-MIb-SIb y el segundo en LA-MI-DO-SOL-RE (¿os suena esta afinación, verdad?). También se diferencian en el tamaño: el femella es más o menos de las mismas dimensiones que un ukelele soprano y tiene entre 9 y 12 trastes mientras que el mascle es más grande y suele tener unos 17.

Al igual que el laúd y la bandurria, el guitarró es habitual en las agrupaciones de música tradicional valenciana, como por ejemplo, en la rondalla que acompaña a Pep Gimeno ‘Botifarra’, tal y como podréis comprobar en el siguiente vídeo. Os dejamos con uno de los temas más emblemáticos de la música popular valenciana de transmisión oral: la Malaguenya de Barxeta. ¡Que lo disfrutéis!